28 años,  Arquitecta y activista feminista de Más Igualdad Perú/ Matrimonio Igualitario

Para mí PRIDE significa esperanza y futuro. Dentro de una sociedad machista y homofóbica como la peruana, que se empeña en meternos a todos en un molde y producir un único modelo de persona, heterosexual y cisgénero, nuestra diversidad es la semilla que necesitamos para transformar nuestro entorno: somos la revolución del futuro.

Nunca deja de sorprenderme cómo puede existir tanto miedo al amor. Creo que no es solamente el miedo al que transgrede los límites de lo masculino o lo femenino, sino también al amor que estos seres nos podamos demostrar, y tenerle miedo al amor es una locura porque lo que deberíamos hacer como sociedad es cuidarlo y celebrarlo.

Mientras tengamos aún que explicarle esto a los demás seguiremos disputando el espacio público y privado que nos corresponde: las calles, las plazas, las casas, para que no solamente nos sintamos segurxs demostrando nuestro afecto en público en un puñado de distritos de Lima, sino a lo largo y ancho del país.

Vivir con libertad no puede seguir siendo un privilegio, y no existen suficientes puentes en el Perú para llenar con carteles de odio que puedan superar la belleza del amor.

Proyectos como este muestran las ideas y experiencias de jóvenes diversxs. Cada unx somos parte de esta historia y nuestras voces deben ser escuchadas no solo cuando nos toca luchar, sino también cuando nos toca celebrar. Por más orgullo, por más PRIDE.

Una publicación compartida de lima_pride (@lima_pride) el